El concejal de Deportes tiene que irse a su casa ya

El grupo municipal de Izquierda Unida-Ahora Azuqueca de Henares exige a Sergio de Luz, Concejal de Deportes del grupo del PSOE, que dimita ya o que su principal protector, el Alcalde José Luis Blanco, lo cese fulminantemente por su continua y superlativa negligencia demostrada en todos sus cargos, entre los que destaca el área de Deportes.

Sergio de Luz ha sido advertido decenas de veces por IU y por otros grupos municipales, que el concesionario del servicio municipal de la piscina cubierta, la Alameda Agua y Salud, dependiente de Rayet, ejerce sobre sus trabajadores censura, miedo, represión y despidos indiscriminados. Sirva de ejemplo que la Alameda Agua y Salud ha sido condenada de manera inapelable por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha por montar un despido falso contra una trabajadora que reivindicaba lo que le correspondía en justicia, afirmándose en la sentencia que la empresa vulneró sus derechos fundamentales. ¿Qué han hecho el señor de Luz y el resto de sus compañeros del PSOE ante esta situación tan humillante de continuo acoso laboral?: cruzarse de brazos.

Sergio de Luz ha sido advertido reiteradamente por los usuarios y usuarias de la piscina cubierta de la suciedad de las instalaciones, de la falta de mantenimiento de sus equipos, del trato intolerable que los responsables de la piscina tienen hacia su clientela, de que quizás tales responsables no tienen la titulación exigida, de que las quejas no se tramitan ni llegan al Ayuntamiento, así como de otras molestias que están degenerando en un problema de seguridad ciudadana. ¿Qué ha hecho el señor de Luz ante la avalancha de pruebas sobre un proceder tan censurable y que se le han presentado desde el primer día que es concejal?: lo acostumbrado, es decir, nada.

Sergio de Luz fue advertido el año pasado por IU de que cuatro de los cinco desfibriladores de las instalaciones deportivas que están a su cargo tenían elementos caducados, por lo que ponían en riesgo mortal a quienes precisasen su uso. ¿Qué hizo el señor de Luz ante la advertencia?: mirar para otro lado porque los desfibriladores siguieron caducados durante cuatro meses más. IU pidió entonces su dimisión, que no fue atendida al no alcanzar la mayoría de los votos en el Pleno.

La última denuncia que IU ha transmitido al señor de Luz y al Alcalde ha sido que el spa de la piscina municipal cubierta está convirtiéndose en la extensión de un burdel, en un lugar sórdido que provoca inseguridad y asco entre quienes lo usan adecuadamente, y que se anuncia en Groupalia como un espacio “en el que podrás relajarte ilimitadamente con tu pareja”. ¿Qué ha hecho el señor de Luz ante la denuncia de IU?: ocultarse detrás del técnico de deportes y no dar la cara.

Es tan deplorable el quehacer del señor de la Luz, que toda la oposición, a partir de una moción de Ciudadanos, se ha unido para denunciar a la concesionaria y pedir que se le retire la gestión del servicio municipal.

¿Qué más tiene que ocurrir para que el señor de Luz se marche?

Probablemente, la mayoría de la ciudadanía de Azuqueca de Henares no sepa nada de todo esto, por más que lo aireemos con todos los medios a nuestro alcance. No nos extraña, porque hay una red muy tupida de intereses miserables que tapan estas negligencias gravísimas del peor gobierno municipal de la democracia, el del señor Blanco, en la que participan asociaciones y clubes amigos del sector blanquista del PSOE, Azucahica (el panfleto del Alcalde que pagamos todos y todas), la cadena SER (que le traicionará en el momento oportuno al ponerse al servicio de Page y Bellido) y algunos portales de internet que dicen hacer periodismo pero que son mamporreros de la noticia.

Sergio de Luz cobra un sueldo que sale de las costillas de los vecinos y vecinas de Azuqueca de Henares. Goza de una dedicación exclusiva para que gestione eficazmente sus concejalías, pero no lo hace porque no quiere o no puede.

El señor de Luz no aguantaría ni un minuto en una empresa o en una organización de un país serio. Si no se va por su propio pie y el señor Blanco no lo cesa, pediremos la dimisión de ambos por incompetencia reincidente.