El Alcalde Blanco no tiene voluntad de rescindir el contrato con la concesionaria La Alameda Agua y Salud

“El señor Alcalde demostró en la sesión plenaria de ayer que no tiene ninguna intención de rescindir el contrato con la empresa concesionaria de dos instalaciones municipales, La Alameda, Agua y Salud”, así de contundente se muestra la portavoz del grupo municipal de Iu-Ahora-Azuqueca, María José Pérez.

Para la portavoz de IU, “hay argumentos más que suficientes para proceder a la resolución del contrato y así se lo dice el propio departamento técnico. Existen numerosos informes que a criterio técnico, cada uno de ellos debería haber sido motivo argumental para inicio de un procedimiento sancionador contra la empresa.”

“La empresa adjudicataria organiza actividades en las instalaciones y tiene en  funcionamiento un gabinete terapéutico y un programa de electroestimulación desde el año 2015 sin la previa autorización del órgano de contratación. Las instalaciones presentan un estado lamentable, al Ayuntamiento no se le hace entrega de la memoria anual sobre la gestión deportiva y mantenimiento global del edificio a la que está obligada ni tampoco de la relación de personal técnico deportivo ni de las titulaciones de los mismos desde el año 2013. Es más, a día de hoy las personas que desempeñan los cargos de dirección y coordinación no poseen la titulación exigida para ello”.

“La empresa tampoco entrega la documentación de carácter económico-financiero que debe presentar de manera anual, ni hace llegar al departamento técnico las reclamaciones y sugerencias realizadas por los usuarios del servicio y lo más grave de todo, es que se producen despidos, la mayoría de ellos improcedentes y se imponen sanciones injustificadas a los trabajadores. Esto no lo debería consentir el señor Alcalde, cuando además es conocedor de que esta empresa fue condenada en el año 2015 por el Tribunal Superior de Justicia de nuestra comunidad por vulnerar los derechos fundamentales de una trabajadora”.

“En cuanto a los comportamientos indecorosos que se vienen presenciando en la zona del spa y que tanta polémica ha generado por mis declaraciones, no es que sólo lo haya dicho yo sino que también el propio departamento técnico en abril del año pasado comunicó por escrito al Equipo de gobierno que esta zona no tenía ningún tipo de control por parte del personal de la empresa lo que estaba provocando comportamientos inadecuados por parte de usuarios en este espacio sin ningún tipo de restricción”.

“Por mucho que el señor Alcalde lo niegue la Jurisprudencia mantiene la aplicabilidad de los principios contenido en el propio Código Civil por lo que la facultad de resolver se entiende implícita a favor de la parte que cumple y en contra de la que incumple sus obligaciones. Este Ayuntamiento puede justificar de forma notoria y fehaciente que la empresa lleva años incumpliendo reiteradamente el pliego de prescripciones técnicas y que dichos incumplimientos son de suficiente entidad como para rescindir el contrato. Todo lo de más son mandangas”.

Que no busque subterfugios legales para eludir su responsabilidad que no es otra que la de hacer todo lo posible para que los usuarios reciban un servicio de calidad, para que las instalaciones estén en perfecto estado que para eso son municipales y erradicar de una vez por todas el amedrentamiento continuo al que se ven sometidas muchas de las trabajadoras y trabajadores de las instalaciones. Ya está bien.

 

“Tal vez lo que le dé miedo al señor Blanco y a los suyos sea enfrentarse a una de las puertas giratorias del PSOE”, finaliza Pérez.