El salón de plenos del Ayuntamiento de Azuqueca de Henares hecho una cochambre

Por todos es conocido que existe el hecho imponible de una tasa cuando los ciudadanos utilizan las dependencias e instalaciones municipales para la celebración de matrimonios civiles.

En Azuqueca de Henares la tarifa varía en función de del día de la semana y del horario en el que se vaya a oficiar la ceremonia. Si es de lunes a viernes o los sábados hasta las 15’00 horas, el importe es de 128,24 €. Si se opta por un sábado desde las 15’00 horas, la cantidad asciende a 184,08 €.

Al igual que los contrayentes tienen la obligación de abonar esta tasa por el uso de las dependencias municipales para celebrar su matrimonio, también tienen derecho a encontrarse un salón limpio y en perfecto estado. Desgraciadamente, esto no sucede en el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares.

Desde que en el año 2012 el gobierno de Pablo Bellido aplicara un recorte del 40% en el número de horas de limpieza de los edificios municipales, que además significó una merma insoportable en los salarios de las trabajadoras, y que no han sido restituidas por el gobierno actual, el de Blanco, son los contribuyentes los que siguen sufriendo las consecuencias de aquellas decisión.

La portavoz del grupo municipal de IU, Mª José Pérez, deja claro que “las trabajadoras cumplen fielmente con sus obligaciones laborales, pero todos sabemos que en un horario reducido no se puede hacer malabares. Lo que no debemos tolerar es que los vecinos que deciden contraer matrimonio en las instalaciones de su municipio y que pagan una tasa por ello, se encuentren con un salón de plenos hecho una cochambre: suelos y moquetas sucias, mesas llenas de polvo… y todo porque el señor Blanco a día de hoy no ha restituido las horas de limpieza en los edificios municipales”.

“Sin embargo, Blanco no dudó en pagar horas extras, por supuesto con el dinero de los contribuyentes, para que el salón de plenos estuviera impoluto ante la visita de dos jerifaltes del PSOE: Emiliano García-Page, en noviembre de 2015, y Susana Díaz, en febrero de 2017”, afirma Pérez.

“Este es el respeto que el señor Alcalde le tiene a sus vecinas y vecinos. No nos extraña que su gobierno sea calificado como el peor gobierno municipal de la democracia”, finaliza Pérez.