Con el agua no se juega

En los últimos meses IU ha asistido con preocupación a la escalada de reproches, acusaciones y luchas partidistas entre el PP y el PSOE a propósito de la gestión de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MAS), que están dañando a una institución que históricamente ha funcionado con solvencia. Además, de no remediarse la actual situación de disputas sin cuento, el enfrentamiento entre el PP y el PSOE va a acabar afectando gravemente a los vecinos de los trece municipios que la forman.

El representante de IU en la MAS por el municipio de Azuqueca de Henares, Victorio Calles, denuncia que la dirección de la MAS, en manos del PP, y los representantes socialistas están enzarzados en una pelea absurda que tiene paralizada a la Mancomunidad, poniendo en peligro el suministro de agua de calidad a los municipios mancomunados. “Al final, serán los vecinos al abrir sus grifos y beber agua de peor calidad los que paguen las consecuencias de la lucha por el poder entre el PP y el PSOE”, advierte Calles.

El último capítulo de esta pugna frisa el esperpento, al haber denunciado el Presidente de la MAS, el popular Jesús Domínguez, a Aguas del Tajo por allanamiento de morada. Según Victorio Calles, hechos como este demuestran que “la situación es insostenible y que lo que hay que hacer es, preservando la autonomía de la MAS, conectar cuanto antes la conducción procedente del pantano de Alcorlo con la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Mohernando, para garantizar un suministro de agua de calidad a los vecinos de los municipios mancomunados, dado que la situación del embalse de Beleña, debido a la sequía, es muy preocupante.”

Además, Victorio Calles entiende que “los vocales de la MAS, al ser elegidos por los plenos municipales, deberían representar a sus respectivos municipios, mandato que IU respeta de manera escrupulosa, exactamente lo contrario de lo que hacen los vocales del PP y del PSOE que están más interesados en representar a sus partidos y en organizar líos innecesarios, y por eso las cosas en la MAS van de mal en peor”. Finalmente, Victorio Calles se hace una pregunta que quizá permita entender mejor un conflicto a priori incomprensible y, en cualquier caso, injustificable: “¿Qué intereses ocultos tienen el Canal de Isabel II (en manos del PP) y Aguas de Castilla-La Mancha (en manos del PSOE) sobre la MAS?”