Ante las declaraciones insidiosas del Sr. Moraga, Portavoz del Grupo Popular de Azuqueca de Henares, vertidas a propósito del seguimiento de la huelga por parte de los concejales de IU, nos vemos obligados a manifestar lo siguiente:

1.  Los concejales de IU apoyaron esta huelga porque la consideran justa y necesaria. No se han ocultado nunca y han defendido su punto de vista en los plenos municipales, que es donde hay que hacerlo. En cambio, el Sr. Moraga no ha dado nunca la cara como Portavoz y ha eludido debatir sobre esta cuestión y cualquier otra.
2.   Los concejales de IU, un día antes de ejercer su derecho a la huelga, presentaron al alcalde un escrito pasado por registro en el que anunciaban que iban a apoyar la convocatoria de huelga y en el que pedían que se les descontara la parte proporcional de su salario por ejercer su derecho constitucional. Muy distinto es el proceder de los concejales del PP, que tuvieron la desfachatez de abandonar un pleno municipal despreciando la institución, pero no renunciaron a cobrar sus dietas.
3.   Los concejales de IU han denunciado la situación de crisis de nuestro país, han señalado a los responsables, han pedido que se tomen medidas contra ellos y han exigido que no se cargue la responsabilidad de la crisis a trabajadores y pensionistas. El Sr. Moraga, en cambio, siempre ha mantenido un silencio cómplice sobre estos asuntos aliándose objetivamente con los culpables de la crisis.
4.   Los concejales de IU han apoyado también todas las reivindicaciones de los trabajadores privados de Azuqueca de Henares que han sufrido ERES, acompañándoles en sus protestas y manifestaciones. Por el contrario, el Sr. Moraga y el resto de los concejales del PP les han negado su apoyo y han dejado en la estacada a sus familias.
5.  Los concejales de IU están muy orgullosos de su proceder. Además, no les impresionan las declaraciones del Sr. Moraga, que es un portavoz que se esconde y no da la cara. Estaremos allí donde se defienda la justicia y apoyaremos a los trabajadores y pensionistas que no han causado una crisis provocada por unos sinvergüenzas.