El servicio del transporte sanitario en Guadalajara de mal en peor

“Es lamentable que después de tres años la llegada de García-Page a la presidencia del gobierno regional, los recortes en la sanidad castellano-manchega se mantienen. Unos recortes que deterioran, cuando no ponen en peligro la salud y la vida de las personas, un servicio esencial como es la sanidad pública”, así denuncian los ediles del grupo de Izquierda Unida de Azuqueca de Henares la situación de la sanidad en la Comunidad Autónoma.

“En cuanto al tema del transporte sanitario, son constantes las denuncias de los trabajadores por el incumplimiento del nuevo pliego de prescripciones técnicas (estado de las ambulancias, numerosas con más de 9 años de antigüedad, por ejemplo) y por la vulneración de sus derechos por parte de la concesionaria con la complicidad de la Junta que no realiza la vigilancia adecuada de las condiciones de la concesión”, afirma la portavoz del grupo, Mª José Pérez Salazar.

“En diciembre de 2016 presentamos una moción denunciando la situación en la que se encontraba el transporte sanitario a raíz de que se publicara en el BOE el 10 de diciembre de ese mismo año el anuncio de la licitación del servicio de transporte sanitario de Castilla-La Mancha.

Los datos materiales de la licitación eran los siguientes: 258 millones de euros de presupuesto, 164 vehículos de transporte urgente (26 UVIS móviles y 69 soportes vitales básicos) y una flota orientativa (sin que quede claro su significado) de 456 vehículos no urgentes”.

“Cuando denunciamos todo esto, la señora Martín, responsable de Sanidad en el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares nos acusaba de entender más de licitaciones que la propia Directora Gerente del SESCAM, Doña Regina Leal, en lugar de estar reivindicando los derechos de los pacientes y de los trabajadores como lo hacía por el año 2012. Claro que entonces gobernaban otros”.

“El Gobierno actual de la Junta de Comunidades lo que ha hecho es aprobar un pliego de condiciones del servicio de transporte sanitario que era, en lo material, idéntico al anterior, con las consecuencias negativas que ha producido tal medida sobre enfermos, conductores y sanitarios, medible en la saturación del servicio, en cientos de despidos y en un empeoramiento muy acentuado de las condiciones laborales de los profesionales del sector”.

“Tanto la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Guadalajara como los trabajadores a través de sus sindicatos han puesto de manifiesto que no se cumplen las cláusulas administrativas y las prescripciones  técnicas, denunciando por vía judicial los incumplimientos de la empresa. Retrasos en los pagos a los arrendatarios de pisos que se utilizan como base de descanso, donde los trabajadores están y pernoctan hasta que son activados, como ha sucedido en Azuqueca, impagos desde hace  meses en restaurantes donde los trabajadores comen, desperfectos y excesiva antigüedad en las ambulancias, falta de calefacción en vehículos, que se suple con calefactores portátiles, falta de personal, etc. Esto es lo que realmente está sucediendo”, manifiesta Pérez.

“Hemos presentado hoy mismo una moción denunciando toda esta situación que será debatida en el próximo Pleno. Esperamos que el PSOE no vote en contra, como ya ha hecho en anteriores ocasiones, que deje de atender a los intereses del partido y que defienda de una vez por todas los derechos sanitarios y por supuesto, los derechos de los trabajadores”.