Los problemas de convivencia se cronifican en el municipio

En la tarde de ayer los vecinos de los alrededores de la Plaza de Castilla se concentraban ante los problemas de ocupación y de delincuencia que sufren desde hace tiempo.

Según ha manifestado la portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, María José Pérez Salazar, fue en noviembre de 2018 cuando nuestro grupo a presentó una moción en la que advertíamos y denunciábamos la situación en la que se encontraban los vecinos residentes de esa zona. Se estaban cronificando los focos de marginalidad y las conductas delictivas y la degradación del vecindario están quebrantando la convivencia en esas zonas, impidiendo incluso que los comerciantes pudieran ganarse la vida.

Insistíamos, ha proseguido Pérez, en que la convivencia se había ido desvertebrando y las relaciones vecinales se habían enrarecido, en un lugar que era eje de paseos y zona comercial. El problema de este barrio se ha agravado debido al abandono que ha sufrido por parte del gobierno municipal. Eso es un hecho y no será porque no llevamos años advirtiéndole.

Lo que pedíamos en la moción, ha seguido explicando María José Pérez, era crear una mesa de trabajo en la que estuvieran representados, aparte del gobierno municipal y de los grupos de la oposición, organizaciones vecinales, comerciantes y representantes de los cuerpos de seguridad para exponer las necesidades, carencias y mejoras imprescindibles para esa zona. A esto habría que sumarle la puesta en marcha de un Plan de Actuación Preferente para coordinar una serie de intervenciones desde diferentes áreas (equipamientos, servicios sociales, educación, cultura limpieza, parques jardines, comercio, seguridad…) en colaboración con la administración autonómica que también es competente, así como reforzar la vigilancia en la zona con patrullajes a pie por parte de la policía local con el apoyo, si fuese necesario, de la Guardia Civil, medida que se puso en marcha solamente durante la campaña electoral porque beneficiaba al señor Alcalde.

Desgraciadamente, en aquel momento el grupo socialista votó en contra de aquellas medidas porque según manifestaron durante el debate del texto, “esos problemas no existían, que los ediles de Izquierda Unida no hacían más que alarmar y que con las actividades lúdicas que se realizaban durante la época estival, los problemas estaban solucionados”.

Insisten los ediles de IU en que ahora el barrio se encuentra totalmente degradado. Los vecinos y comerciantes se muestran cansados de la delincuencia que allí existe y de los problemas de ocupación, no se sienten seguros y ya no ven las calles, antes de todos, como un espacio público del que disfrutar libremente.

Somos conscientes que no es un problema sencillo de erradicar, ha afirmado la portavoz de la formación de izquierdas, pero el Gobierno municipal, al que le hemos puesto desde nuestro grupo muchas soluciones encima de la mesa, no puede permanecer ajeno a esta problemática y, en el marco de su competencia, debe combatirla con los medios que el ordenamiento jurídico arbitra. Pérez ha finalizado afirmando que es el señor Alcalde y su equipo quienes tienen esa responsabilidad.

 Que dejen de mostrarnos en Azucahica una realidad que no existe y que actúen con contundencia de una vez por todas.