Las trabajadoras de la limpieza de los edificios municipales se concentran frente al Ayuntamiento y ningún concejal del gobierno de Pablo Bellido las recibe

Desde las 11’00 hasta las 13’00 horas, las trabajadoras de la contrata de limpieza se concentraron en la Plaza de la Constitución para protestar por la reducción de un 40% de las horas de limpieza de los edificios municipales impuesta por el gobierno del señor Bellido, recorte que significará una merma insoportable de sus salarios de un 40% o, si no se aplica linealmente, sueldos de miseria y despidos. En cualquiera de ambos casos, el tajo es de tal calibre que pone en una situación desesperada a las familias de estas trabajadoras y, además, compromete muy gravemente la higiene de importantes instalaciones municipales, como los polideportivos y sus vestuarios, la Casa de la Cultura, el Ayuntamiento, el Centro de Ocio para Mayores, el Foro Cívico o las oficinas de la Policía Municipal.
Soportando la lluvia y el frío, las trabajadoras, acompañadas por familiares, representantes sindicales, personal del Ayuntamiento y por miembros de IU, incluido el concejal de la coalición, Emilio Alvarado, esperaron en vano a ser recibidas por el Alcalde (que en ese momento no estaba en Azuqueca) o por algún otro miembro del equipo de gobierno. Tras una larga e infructuosa espera, optaron por solicitar por escrito (una vez más en la larga serie de peticiones que tienen sin contestar) una reunión con el Alcalde, acompañada de la presentación de más de 2.000 firmas de adhesión a sus más que justas pretensiones, que se resumen en ganarse honradamente la vida con el sudor de su frente y ser escuchadas por quien tiene la obligación de atenderlas con el respeto que se merecen.
Según Alvarado, portavoz del grupo municipal de IU, “es lamentable que la Concejala de Contratación se haya negado a negociar con las trabajadoras municipales y pretenda imponerles un trágala indigerible que debiera aplicarse a sí misma, o que el señor Alcalde suspenda reuniones con las trabajadoras porque le molesta el carácter público que están adquiriendo sus más que justas protestas”. Alvarado señaló, además, que los gobiernos de mayoría absoluta conducen a injusticias absolutas y que el de Azuqueca no es una excepción a la regla. “Haremos todo lo que esté en nuestra mano para ayudar a estas trabajadoras, porque no merecen, como muchos otros ciudadanos, que la crisis se cebe en ellas. Es realmente espeluznante comprobar cómo al 95% de los concejales del municipio, los del bipartidismo PSOE-PP, la situación de estas trabajadoras les importe un comino, lo cual es ejemplo de por dónde camina el país y motivo de reflexión para electores despistados o engañados.” Finalmente, Alvarado apostilló que “en IU no somos más que nadie, ni menos tampoco, pero no olvidamos, al contrario que otros, de dónde venimos y qué tenemos que defender, sin que hagamos contabilidad mezquina de votos antes de decidir de qué lado está la justicia.”