Izquierda Unida de Castilla-La Mancha denuncia el «apartheid social» que provocará dejar sin asistencia sanitaria a inmigrantes irregulares

La entrada en vigor el próximo 1 de Septiembre del Decreto Ley del Gobierno por el que se restringe la asistencia sanitaria a inmigrantes sin papeles es injusta, “segregadora” y con tintes claramente xenófobos, la cual no hará otra cosa que incidir aún más en la exclusión social de un colectivo claramente golpeado por los efectos de la crisis.
IU considera que la medida de desactivar las tarjetas sanitarias a los inmigrantes, que sólo podrán acudir a urgencias, salvo los menores y las embarazadas, degradará la salud pública.
Esta medida se enmarca dentro de una política claramente excluyente del PP, que pretende crear una sanidad de beneficencia para el pobre que carece de documentación administrativa en regla.
Daniel Martínez, Coordinador Regional de IU, “ha exigido al Gobierno de Castilla-La Mancha que siga los pasos de Andalucía y Asturias, que ya han anunciado que garantizarán la asistencia sanitaria a inmigrantes sin papeles, haga lo que haga el Ejecutivo de Rajoy”.
IU apoya y se solidariza totalmente con la campaña de objeción que sostienen más de un millar de médicos en todo el país, gran parte de ellos en CLM. Consideramos que los facultativos no pueden negar algo tan básico como la atención sanitaria, y que el hecho de que cada vez más médicos y organizaciones (ONGDs y entidades sociales) se sumen a esta campaña no es un algo baladí, sino que es un claro ejercicio de protesta,  de desobediencia civil y profesional que el PP tendrá que escuchar y que debería obligarle a reconsiderar sus decisiones.
IU advierte que en las afueras de las principales ciudades de CLM existen asentamientos irregulares, en condiciones de hacinamiento y con riesgo de proliferación de enfermedades contagiosas, y que hasta la fecha los últimos gobiernos regionales no han llevado a cabo acciones y planes de desarrollo que a medio y largo plazo favorezcan la integración social de inmigrantes en nuestra región.
Para IU el asunto (que no problemática) de la inmigración se debe tratar de forma integral, fomentando la participación social de los inmigrantes y abordando aspectos como la sanidad, el empleo y la educación, de forma que la integración de inmigrantes en la sociedad castellano-manchega revierta como un valor social añadido y no como una carga económica y un “lastre”, como se desprende de las políticas de recortes del PP y de la criminalización de los inmigrantes que suponen.
Por último, Izquierda Unida reafirma su compromiso por una sanidad pública con acceso gratuito y universal para todas las personas.