Comunicado del Grupo Municipal de IU sobre la citación de Pablo Bellido ante el juez como consecuencia de una denuncia presentada por el Grupo Municipal del PP

El 22 de enero de 2015, el grupo popular, representado por su portavoz, D. Iluminado Curto, interpuso una denuncia contra un funcionario municipal, contra el alcalde, el concejal de hacienda, contra la empresa constructora SERANCO y contra el autor del proyecto y director de las obras del edificio llamado Equipamiento Integrado EQ+I.

Acusa el grupo municipal del PP a los anteriormente citados y a “cualquier otra persona cuya participación haya sido decisiva” en las obras de este equipamiento del delito de estafa, consistente según su opinión en haber pagado por dichas obras más de lo que cuestan, hasta un importe de 470.386 euros.

Ayer, 17 de febrero, tuvimos conocimiento de que el juez llamó a declarar al alcalde el próximo 30 de marzo, lo cual quiere decir que lo hará como imputado porque no hay otro modo humano de hacerlo.

Lamentamos profundamente que esto haya ocurrido y al respecto decimos lo siguiente:

Somos la única fuerza política que ha votado en contra de la construcción de este edificio porque creemos que en estos momentos de crisis hay otras necesidades perentorias que atender. Además, estamos en la oposición. Quiere esto decir que en este asunto tenemos una posición única sobre la que no caben sospechas ni suposiciones de que nuestro juicio pueda verse perturbado.

A pesar de las diferencias ideológicas, de los encontronazos y de las discusiones que hemos tenido con el gobierno municipal y con su máximo responsable, el alcalde, creemos sinceramente que Pablo Bellido y que José Luis Blanco no son unos estafadores y que no merecen el trato que están recibiendo, al igual que el funcionario señalado por el PP, al que conocemos sobradamente y del que decimos que es persona ejemplar e íntegra a carta cabal.

Estamos seguros de que el procedimiento seguido durante la ejecución de estas obras es no sólo legal sino escrupuloso con la defensa de los intereses de los azudenses y que todos los trabajadores municipales que han participado en él, desde el primero hasta el último, han cumplido honorablemente con sus obligaciones, resultando que el gobierno municipal, sobre la base de los informes que han llegado a sus manos, ha obrado con pulcritud y legalidad, esto es, autorizando los pagos.

Queremos significar también que el PP no se ha dirigido en ningún momento a ninguno de los denunciados para pedirles explicaciones personales por unos hechos presuntos tan graves antes de llevarlos ante los tribunales, lo cual demuestra una intención clara por su parte consistente en no buscar explicaciones sino imputaciones, sin importarle el daño gratuito que tal decisión provocaría en la reputación de los denunciados y en sus familias.

Azuqueca de Henares no merece estar en ningún mapa de la corrupción. Tampoco para que se acabe diciendo que algunos intentaron ponerla allí y que no lo lograron porque el daño ya estará hecho.

Deseamos que esta situación desgraciada se resuelva cuanto antes y que resplandezca la verdad que para nosotros no es otra que la confirmación de la inocencia del trabajador municipal, de Blanco y de Bellido.

No todo vale. Pero no sólo en política, por supuesto, sino también en la vida. Algunos creemos en esta máxima y la intentamos aplicar en el día a día. Otros, por lo visto, no. Por eso no somos iguales, por más que algunos busquen denodadamente la confusión y la equiparación en lo peor para disimular sus muchos pecados.