Los tramposos de Ganemos dan espectáculo en Azuqueca de Henares

Durante la campaña electoral de las elecciones municipales denunciamos que se registró a última hora una candidatura llamada “Ganemos” que era un puro timo, una lista falsaria organizada por un puñadito de mormones y otros desahogados para conseguir, mediante el engaño, actas de concejales

Se presentaron los falsarios de Ganemos en Azuqueca de Henares, Villanueva de la Torre, Alovera y Guadalajara. Consiguieron un concejal en nuestra ciudad y ninguno en las otras tres, porque aquí lograron engañar a 865 vecinos con un nombre falaz y con un programa y un lema plagiados.

La lista presentada por los mormones era un sumario de desahogados, incautos y familiares de ambos. Nada que ver con el espíritu de los Ganemos consistente en forjar una confluencia provechosa entre partidos, movimientos sociales, plataformas, mareas y ciudadanos hartos de ser las víctimas de una crisis que no provocaron.

Los del grotesco Ganemos no estuvieron en ningún proceso de confluencia excepto con ellos mismos. Aprovecharon el tirón de un nombre, sobre el cual tenían cedido el usufructo,  al que añadieron un puñado de ajenidades, para así aspirar a las concejalías. No había ningún pegamento entre ellos excepto saciar unos intereses individuales espurios. Sus listas, en consecuencia, nacían muertas, sin futuridad ni fundamento.

No han aguantado los de este Ganemos ni dos Plenos municipales, dando ya un espectáculo insólito y bochornoso. Acabamos de saber que uno de sus jefes, don Marciano Palomo, exige a su único concejal, el señor Parra, al cual ha echado previamente del partido, que dimita por traidor, mentiroso y tránsfuga y al gobierno municipal que le corte el grifo de unos fondos que nunca debió recibir. No le vamos a discutir a don Marciano que Parra sea traidor y mentiroso (seguro que lo conoce bien) pero sí le puntualizamos que aún no ha tenido tiempo de ser tránsfuga.

A Parra lo han echado del partido, supuestamente, pero él se presentó a las elecciones municipales por una lista fantasma formada por tres espectros. ¿Valdría esta expulsión incompleta para mandarlo al purgatorio de los no adscritos, donde perderá las asignaciones que le brindaron ridículamente los socialistas o será necesario, además, un cónclave del tabernáculo mormón de Salt Lake City para fulminarlo?

El caso de este Ganemos falaz no es único, desgraciadamente. En otras ciudades se ha visto la misma lepra de candidaturas oportunistas que mediante la técnica del camuflaje pretendían zamparse los sufragios ajenos.

El grupo socialista ha protagonizado un fenomenal estrambote al conceder a estos impostores recursos pagados con los impuestos de los vecinos. No vale que Blanco o su portavoz pretexten ahora que esos medios son del grupo socialista y que los comparten generosamente con estos señores tan fenomenales, porque el grupo socialista los obtuvo sin merecerlos ni necesitarlos.

Aconsejamos a los 865 vecinos que votaron a este Ganemos que vayan a pedirles cuentas a don Marciano y al señor Parra, mejor antes que después, mayormente para que no queden impunes sus fechorías. A correr.