¡Ay qué calor!

Qué tiempos aquellos en los que los concejales del actual gobierno, algunos también lo eran del anterior, asistían con diligencia a todos los actos de la campaña electoral, ponían hinchables en los parques para solaz de los niños y ofrecían con liberalidad jamón del caro y vino del bueno a los que se acercaban a sus mítines.

Buscaban el voto, claro está, con zalamerías y obsequios. Qué derroche de solicitud.

Pasó el 24 de mayo, esos concejales tan cercanos y pródigos ganaron las elecciones, perdieron la mayoría absoluta y desaparecieron del mapa.

Después de los comicios las vecinas y vecinos han seguido acudiendo a su Ayuntamiento porque la vida municipal no se detiene. Tenían la necesidad de hacer alguna consulta, resolver un trámite o presentar quejas y sugerencias, nada fuera de lo común.

No tiene pase que los diez concejales del PSOE hayan desaparecido desde el 24 de mayo, durante seis semanas prácticamente, dejando en la estacada a los ciudadanos que requerían su atención.

Mientras tanto, los empleados municipales han ido atendiendo a esos vecinos con amabilidad y espíritu de servicio, pero dentro de sus posibilidades y competencias.

Seis semanas sin gobierno. Eso es lo que hemos tenido, o mejor dicho, no hemos tenido desde el 25 de mayo.

No les valdrá decir a estos señores y señoras del PSOE que el gobierno se constituyó el pasado jueves, porque el Alcalde lo es desde el 13 de junio. Blanco, al haber ganado las elecciones, debió organizar una estructura interina de concejales para trabajar durante un interregno que se produce siempre que una legislatura sucede a otra.

IU, como es costumbre, mantuvo concejales en el Ayuntamiento todos los días desde el 26 de mayo, atendiendo a los ciudadanos y cumpliendo con sus obligaciones, como es su costumbre, independientemente de la personal situación administrativa que tuviera cada uno.

Lo anterior viene a propósito porque queremos denunciar que el sistema de refrigeración de la Casa de la Cultura lleva estropeado una semana y nadie se hace cargo de su reparación. Dadas las altas temperaturas que estamos sufriendo, ni los trabajadores municipales ni los usuarios han de soportar ni un minuto más unas condiciones que son consecuencia de la incuria de unos concejales que no están donde deben ni hacen lo que prometieron.

Además, y está muy bien traído, recordamos que el gobierno precedente, del cual es heredero directo el actual, decidió gastar casi un millón de euros (pedidos a crédito) en la construcción del famoso EJE en vez de mantener en buen estado las instalaciones que ya teníamos.

Los deterioros de hoy, que son el resultado del abandono anterior, nos costarán muy caro.

Las personas que acuden a la Casa de la Cultura han hecho saber por escrito tanto al señor Alcalde como a la concejala responsable lo que está sucediendo, sin que hayan recibido respuesta.

Izquierda Unida ha solicitado por escrito al gobierno que con urgencia ordene la reparación del sistema de refrigeración de esta instalación municipal. Primero lo intentó de manera directa, por teléfono y acudiendo a los despachos de los ediles socialistas. Fue en vano.

Pedimos a los concejales del PSOE que estén en sus puestos físicamente desde ya. Para eso han sido elegidos y para eso son gobierno.