Crónica del Pleno de 2 de julio de 2015

Comenzó el Pleno dando cuenta la señora secretaria de la constitución de los grupos municipales, así como de sus integrantes y portavoces. A continuación, se informó de la periodicidad de las sesiones plenarias, que seguirán siendo mensuales, con preferencia el último jueves de cada mes y a las 18’30 horas para facilitar la asistencia del público.

El siguiente punto del orden del día daba a conocer la composición de las distintas comisiones informativas (Economía y Hacienda, Urbanismo, Obras e Infraestructuras, Servicios Generales y Régimen Interior, Fiestas, Seguimiento y Control de la 1ª y 3ª Tenencia de Alcaldía y, finalmente, Seguimiento y Control de las Tenencias de Alcaldía 2º y 4ª), fijándose un número de siete miembros para todas ellas: 3 del PSOE, 1 del  PP, 1 de CIUDADANOS, 1 de IU-Ahora-Azuqueca de Henares y 1 de GANEMOS.

Fue a partir del punto quinto del orden del día cuando el Pleno empezó a ponerse interesante: se trataba de establecer el régimen de dedicaciones de los concejales. El señor Alcalde nos sorprendió con una propuesta que consistía en fijar las dedicaciones exclusivas de un modo arbitrario y personalista. Se arrogaba el señor Blanco determinar qué fuerzas políticas tendrían o no concejales con dedicación exclusiva y cuántos, fijando a su conveniencia porcentajes de votos y número de “liberados”. Mostramos nuestro desacuerdo, mayormente porque creemos que tal asunto no debe dejarse al antojo del que gobierna, ni siquiera de mayorías muy cualificadas, sino que debiera ser el resultado de aplicar el sentido común como, por ejemplo, que el gobierno y la oposición han de contar con medios suficientes (sin excesos, claro está) para cumplir con sus tareas. Los grupos municipales legítimamente constituidos, independientemente de cuántos concejales los formen, deben tener una dotación mínima de personal y de medios para trabajar. Lo contrario es demagogia o defender que el ejercicio de la política es cosa de rentistas o marqueses exclusivamente. Cosa diferente es lo que haya de hacerse con los grupos políticos constituidos de manera fraudulenta, que en nuestra opinión no merecen dotaciones y sí el más completo desprecio, como es el caso del falso Ganemos que se sienta en nuestro Pleno municipal.

Según el capricho interesadísimo del señor Blanco, el número de concejales con dedicación exclusiva quedaría distribuido de la siguiente manera: siete para el PSOE (más él mismo como Alcalde), uno para el PP, uno para Ciudadanos, uno para IU-Ahora-Azuqueca de Henares y ninguno para el falso grupo llamado Ganemos.

Se trató también en este punto la retribución anual de los concejales y de la del señor Alcalde. Se acordó que los diez concejales a sueldo del Ayuntamiento (de los 21 que componen el Pleno) percibirán el mismo salario que en la legislatura anterior. En cuanto al sueldo del Alcalde, consignamos que no aparecía fijado en la documentación presentada antes del Pleno, siendo exigencia de IU que el regidor actual cobrara lo mismo que el anterior, petición que fue aprobada al final.

Hay que señalar que los salarios de los concejales azudenses siempre han sido significativamente inferiores a la media, también ahora, y que no superan el tope de tres veces el Salario Mínimo Interprofesional.

En cuanto a  la asignación económica a los grupos políticos se aprobó reducir la cuantía de su componente fijo. Planteó Izquierda Unida reducir también en 50 euros el componente variable, propuesta que fue rechazada por el resto de los grupos municipales.

Llegado el momento de designar a los representantes de la corporación en órganos y entidades, el señor Blanco defendió que su gobierno y sólo su gobierno (que es minoritario, no se olvide) coparía todos los puestos (por ejemplo, en las dos mancomunidades, la de Aguas del Sorbe y Vega del Henares), acaparamiento al que se opuso IU aunque sin éxito.

Esa misma mañana el PSOE (en la oposición) denunciaba en el pleno extraordinario organizativo del Ayuntamiento de Guadalajara que el PP (con un gobierno minoritario) impedía que el resto de los grupos, que son mayoría, estuvieran representados en los órganos mancomunados. Viva la coherencia.

Izquierda Unida manifestó su voluntad de contar con un representante en la Mancomunidad de Aguas del Sorbe, propuesta que fue rechazada por el PSOE y por Ciudadanos, grupo éste que se avino a que el PSOE se quedase con todo. De modo que con el imprescindible consentimiento de Ciudadanos, el PSOE, con menos de la mitad de los concejales del Pleno, monopolizará toda la representación institucional del Ayuntamiento.

En el punto ocho del orden del día se daba a conocer la delegación de atribuciones que el Pleno municipal otorgaba a la Junta de Gobierno Local. En el punto décimo se ratificó el Decreto de Alcaldía para dividir la sección electoral novena (CEIP La Paloma) para facilitar los recuentos en futuras elecciones.

Fue en el punto noveno, en el que se trataba el asunto de los puestos de personal eventual, donde Izquierda Unida mostró de nuevo su oposición.

En la primera propuesta presentada por el gobierno sólo se especificaba el número, características y retribuciones del personal eventual de la Alcaldía. Nada se decía, en cambio, del personal eventual de las restantes formaciones porque, según el PSOE, tal cosa dependía de un posible “intercambio de cromos” en la esfera provincial entre el PP y el PSOE, como ya sucedió en la anterior legislatura y que IU denunció.

El señor Blanco detalló en la Junta de Portavoces su propuesta sobre el personal eventual, a saber, un auxiliar administrativo para el Alcalde, un administrativo para la alcaldía y el gobierno, un Jefe de Gabinete para la alcaldía, un auxiliar administrativo para el PP, otro para Ciudadanos y otro para IU-Ahora-Azuqueca de Henares, y otro auxiliar administrativo para el grupo socialista que compartiría a media jornada con el GANEMOS falsario.

Sin cortarse lo más mínimo el señor Alcalde, con un concejal menos que en la legislatura pasada y en un momento de crisis como el que atravesamos, planteaba liberar para sí a tres cargos y medio de confianza, lo que significa tener más liberados que en la legislatura anterior cuando gobernaba con mayoría absoluta.

La remuneración de estos tres cargos y medio de personal eventual asciende a la friolera de 85.886,78 euros anuales, cantidad a la que habrá que añadir el 30% correspondiente de la seguridad social.

Izquierda Unida ya lo dijo en su programa electoral: si lograba gobernar reduciría el presupuesto del gobierno municipal destinado a personal de libre designación, respetando los derechos de la oposición.

En coherencia con su programa, Izquierda Unida propuso que todos los grupos políticos renunciaran al personal eventual, manteniéndose exclusivamente para la alcaldía a un auxiliar administrativo. La oferta no agradó a nadie, ni al gobierno ni al resto de la oposición. Esa renuncia colectiva, de haberse realizado, supondría un ahorro de 134.794 euros al año (sin incluir la seguridad social), dinero que podría destinarse al incremento del gasto social con medidas muy concretas que IU llevaba en su programa: bolsa de viviendas en alquiler para familias que sufren ejecuciones hipotecarias, plan de apoyo municipal para favorecer el éxito escolar, ampliar el número de becas para compra de libros y su cuantía y compensaciones de IBI y precios públicos a familias en riesgos de exclusión social.

Lo sorprendente del debate fue ver cómo el señor Gallego, concejal de Ciudadanos, grupo que presume de ser inmaculado, tachaba a la portavoz de IU de incoherente, como si fuese incoherencia intentar realizar el programa propio intentando convencer al resto de sus bondades. Además, hay que decir que el señor Gallego no anda muy sobrado de coherencia puesto que hasta hace poco tiempo defendía con ahínco desde las filas del Partido Popular los recortes en educación, en sanidad y en materia social y aplaudía fervientemente la nefasta y destructiva gestión de Cospedal en Castilla-La Mancha. Factum non verba, decían los antiguos clásicos.

La propuesta de renunciar al personal eventual e incrementar el gasto social en casi 175.000 euros anuales, no salió adelante porque sólo contó con los votos favorables de los concejales de Izquierda Unida.

Y sobre las 20’00 hora finalizó el pleno organizativo de esta nueva legislatura.