Un gobierno que no escucha a sus vecinos

“Ruidos hasta altas horas de la noche, verbenas en días laborables sin restricción de horarios, suciedad, malos olores… Estas son las quejas que estamos recibiendo de una buena parte de la población porque el gobierno de Blanco, con Charo Martín a la cabeza como concejala de festejos, ha decidido permitirlo todo durante las fiestas patronales de este año”. Así de contundentes se muestran los ediles del grupo municipal de Izquierda Unida.

Según la portavoz del grupo municipal de IU, María José Pérez, “en estos días le hemos recordado a la señora Martín las palabras del Defensor del pueblo sobre la obligación que tiene la Administración local, el Ayuntamiento, de seguir trabajando para mejorar la calidad de vida de todos los vecinos y estudiar los efectos negativos que generan las fiestas para intentar minimizarlos. Además, durante las fiestas el Ayuntamiento ha de acentuar la supervisión del cumplimiento de las normas elementales de convivencia (evitar suciedad en la vía pública, reducir el ruido, vigilar con más intensidad el uso adecuado de los espacios públicos), para evitar males que en otras fechas no aparecen. Desgraciadamente, esto no lo hace la concejala de festejos”.

“Además, el jueves 21 advertimos a la señora Martín de un evento que se estaba organizando a través de una red social a celebrar en la Plaza de la Constitución a las 23’30 horas, tras las quejas recibidas por muchos vecinos que no estaban dispuestos a tolerar otro evento hasta altas horas de la madrugada, un día laborable y encima sin estar anunciado en el programa de fiestas.

La concejala de fiestas nos dio su palabra de que estaría pendiente, juntos con las fuerzas de seguridad, para que el acto no se desarrollara. Lo lamentable de todo, no es que la señora Martín incumpliera su palabra, lo suele hacer habitualmente, sino que autorizara a los organizadores a celebrar el evento con música incluida hasta altas horas de la madrugada. Mientras, los vecinos de la zona, nuevamente se han tenido que volver a fastidiar porque no tienen derecho ni siquiera a ser escuchados. Vergonzoso”.

“Con su actitud ha dejado claro la señora Martín y también el equipo del que forma parte que no saben lo que es gobernar. Que no saben dirigir ni administrar con criterio y con pulcritud el espacio público por el bien del pueblo y que sólo están para discursear sobre lo que se les ocurre, hacer innumerables e infundadas promesas que no van a cumplir; posar sonrientes en todas partes, eso que no falte y contentar a aquellos sectores que el brindan su voto”, afirma Pérez.