Una concejala que no contesta a los vecinos

El grupo municipal de IU critica la actitud de la Concejala de Educación Global y Coordinadora del Gobierno municipal, Susana Santiago Peñalver,  al no contestar a las dudas y reclamaciones que le plantean los vecinos

Según ha manifestado la portavoz del grupo municipal, María José Pérez Salazar, el Alcalde y sus concejales gobiernan de espaldas a la ciudadanía, con los ojos y oídos tapados a lo que los vecinos y vecinas tienen que aportar para la correcta gestión de lo público.

Ya sabíamos que no escuchan a los concejales de la oposición, que representamos a miles de azudenses, ignorando las numerosas mociones aprobadas en Pleno que no cuentan con su apoyo o que simplemente no cumplen, pero ahora tenemos la prueba de que tampoco escuchan a la ciudadanía, ya que la mitad de las sugerencias, propuestas o quejas que llegan a este Ayuntamiento, se quedan sin recibir ni tan siquiera una respuesta por parte del Alcalde y de sus concejales.

Pérez ha proseguido señalando que esta actitud se ha centrado en la persona de Susana Santiago, que ante las numerosas dudas que le trasladan tanto los profesionales de su área como los ciudadanos o bien calla o sale por peteneras.

Son muchos los padres y madres de alumnos de la Escuela Municipal de Idiomas quienes llevan meses trasladándoles sus quejas y aún no han recibido respuesta. Unos porque no recibían la devolución correspondiente a los días del estado de alarma en los que no se impartieron las clases y otros porque consideran que la devolución no es la correcta.

La edil ha señalado que desde que se retirara la subvención autonómica a la Escuela de Idiomas en el año 2012 y que hasta el momento, no ha sido restituida por el Gobierno de García-Page, la gestión de este servicio no sólo es pésima sino que no deja de ser un misterio.

Pérez ha insistido en que la información que publica la página web municipal dice que el precio por dos horas a la semana es, en todos, los casos, de 136 euros, repartidos en dos plazos y que para solventar las dudas que plantean los usuarios, la señora Santiago debería dar la cara como cargo público que es y responder porque es su obligación. Han sido elegidos para prestar un buen servicio y atender al conjunto de la ciudadanía y no para ser figurantes. Si tanto esfuerzo le supone contestar a sus vecinos se debería plantear la posibilidad de dimitir.

La portavoz de la formación de izquierdas ha finalizado anunciando que solicitará el expediente completo de la adjudicación del servicio de la Escuela de Idiomas para comprobar de primera mano lo que sucede con esta gestión y pide a la concejala que responda a la ciudadanía porque es su deber.