El Gobierno de Blanco abandona al tejido asociativo

Los ediles del grupo municipal de IU en Azuqueca de Henares denuncian que, a punto de finalizar el año, aún hay colectivos que no han recibido la correspondiente subvención pública porque no se pliegan a las exigencias del Gobierno de Blanco.

Según ha señalado María José Pérez Salazar, portavoz del grupo, las subvenciones del 2020 fueron convocadas en enero y presentadas en un Plan Estratégico en el que aparecían los nombres de los distintos colectivos a los que se les iba a conceder esas ayudas públicas.  Es cierto que el plan estratégico es una guía, que no genera derechos ni obligaciones, pero todos sabemos, y sobre todo José Luis Blanco porque lleva muchísimos años al frente de la Concejalía de Hacienda, que marca la línea a seguir porque es un instrumento de planificación de políticas dirigidas al fomento del tejido asociativo.

Lo que está sucediendo con este Alcalde es algo insólito, jamás había sucedido nunca antes en la historia del municipio. El buen hacer de las asociaciones y la necesidad de unión entre éstas y la administración local para beneficio de la ciudadanía siempre ha sido la línea seguida por todos los gobiernos municipales, excepto por el de Blanco. Este y los suyos han preferido optar por el camino de la soberbia y de la imposición y es con el que están marcando las reglas para conceder o no las subvenciones.

Ejemplos claros de este comportamiento lo encontramos en lo que ha sucedido con el Club Deportivo Basket o con la Asociación de Comerciantes y Profesionales (ACEPA). Ninguno de los dos colectivos ha recibido la subvención pública fijada en sus propios presupuestos, porque al parecer, al Gobierno de Blanco no le gusta las personas que conforman sus directivas, una actitud muy poca democrática esa de “como no me gustas, te marchas”, olvidando que son los propios socios quienes eligen a sus direcciones.

Sin embargo y muy a su pesar, no han conseguido que dimitan, aunque algunos no tuvieron problemas en poner su cargo a disposición, tal como hizo el presidente del Club de baloncesto porque entendió que era más importante el futuro del grupo.  Por esta razón, Blanco y su grupo han optado por “pisarles el cuello” en unos momentos tan difíciles como los que atravesamos, hasta el punto de que algunos, como le ha ocurrido al Club Deportivo Basket, hayan tenido que entrar en concurso de acreedores. Y lo peor es que no se les cae la cara de vergüenza.

Esta es la verdadera gestión de un grupo al que ni le importa el deporte, ni el comercio local ni las necesidades de sus habitantes. Pérez subraya que este tipo de comportamientos en cargos públicos debería ser motivo más que suficiente para que se produjese su cese inmediato.

La portavoz de IU ha finalizado señalando que con carácter general, para todo tipo de subvenciones que se concedan por el Ayuntamiento, el plazo de desarrollo será siempre anual, siendo el periodo elegible a efectos de justificación el año natural. Así lo establece el propio Plan Estratégico. Por ello, le recuerda a Blanco que cumpla con su palabra si es que de verdad ésta tiene algún valor, cosa que pone en duda, ya que afirmó en algún pleno que todas las subvenciones se abonarían porque aún no había terminado el ejercicio presupuestario.