Pleno escandaloso de 21 de junio: el PP de Azuqueca de Henares a favor de que se hunda el Ayuntamiento, de que nuestros niños y jóvenes no reciban una educación decente, de que ardan los bosques de Castilla-La Mancha y de condenar a los parados a los males del infierno

La tarde se anunciaba interesante. Veinte puntos en el orden del día, dos de los cuales, el tercero y el cuarto (relativos a la aprobación del II Plan de Acción Local), fueron retirados por petición de IU. Había un motivo: el señor Alcalde no dio tiempo ni oportunidad a la oposición para estudiar unos documentos, los del Plan de Acción, que, además, contenían errores de bulto.

Comenzaba el Pleno, por tanto, con 18 asuntos a tratar, de los cuales seis eran mociones. Todo indicaba que el Pleno, que se inició a las 18’30 horas, iba a ser largo, de los que superan la medianoche. Y así fue.
Ya el primer asunto de la parte resolutiva suscitó una discusión muy viva entre el portavoz de IU, Emilio Alvarado, y el señor Blanco, Concejal de Sostenibilidad. El gobierno municipal estaba empeñado en aprobar con muchas prisas la constitución de un consorcio energético compuesto por trece municipios y la Asociación para el Desarrollo de la Alcarria y la Campiña (ADAC), cuyo fin principal, según establece el borrador de sus estatutos es “fomentar el ahorro y la eficiencia energética en la prestación de servicios públicos.
A juicio de IU, el fin del consorcio es loable, pero su justificación resulta poco clara, de ahí la petición de contar con más datos para darle el consentimiento. Con el objeto de aclarar algunas dudas, el portavoz de IU formuló al concejal una serie de preguntas, como por ejemplo:
a)  si hay informes técnicos y económicos que sostengan la conveniencia de conveniar el ahorro energético;
b)   cuál será el beneficio que obtendrán las empresas de servicios energéticos que adelanten las inversiones necesarias para generar el ahorro;
c)    si los municipios que aparecen en el borrador de los estatutos son integrantes firmes del consorcio;
d)   qué gastos generará el consorcio a medio y largo plazo, especialmente en lo relativo a pagar sueldos de cargos políticos;
e)    por qué no se fomenta el ahorro energético desde una estructura ya existente, como la Mancomunidad Vega del Henares
f)    qué gana Azuqueca de Henares si se consorcia y a qué nuevos proyectos podrá aspirar si lo hace;
g)    y qué relaciones mantendrá el consorcio con la Diputación.
 
El Concejal de Sostenibilidad no fue capaz de contestar a estas preguntas, lo cual demuestra o bien que la idea del consorcio no está madura en su cabeza o bien que detrás de esta propuesta se ocultan intenciones que nada tienen que ver con el ahorro energético, de ahí el misterio con el que se ha llevado este asunto. Mientras no se aclaren las dudas, es compromiso de IU no dar el sí a la propuesta del señor Blanco.
Dado que la aprobación de los estatutos exigía mayoría absoluta y faltaba al Pleno una concejala socialista (por motivos más que justificados), la abstención del concejal de IU provocó que no se aprobarán. En conclusión, si los señores del equipo de gobierno quieren que IU se sume a su propuesta, que la expliquen con detalle, si es que pueden. Si no, siempre les queda la posibilidad de utilizar el rodillo de la mayoría absoluta para aprobar lo que les venga en gana.
Terminado este asunto, se pasó a aprobar la constitución del Ayuntamiento en empresa taurina, cuestión que fue aceptada a pesar de los votos en contra del PP. Es bien sabido que los señores del PP son partidarios de la privatización feroz, incluida también la de la mal llamada fiesta nacional.
Seguidamente correspondía proponer el nombramiento de Juez de Paz y sustituto, al expirar el mandato de quienes ocupan estos cargos. Se presentaron dos candidatos para los dos puestos vacantes, que además eran los mismos que venían desempeñándolos. Así las cosas, se aprobaron por unanimidad las propuestas de nombramiento, que para ser efectivas tendrán que ratificarse por las instancias judiciales correspondientes. A pesar de haber votado a favor, IU considera que en Azuqueca de Henares, con 35.000 habitantes, no estamos para Juzgados de Paz. Por población, volumen de casos y complejidad nos correspondería un Juzgado de Primera Instancia, que es lo que hay que reclamar a las autoridades competentes. Basta ya de dotaciones aldeanas.
Acto seguido, se aprobaron por unanimidad dos modificaciones muy menores que afectan a la ordenanza fiscal del ICIO y a la tasa por expedición de licencias urbanísticas o realización de actividades de control derivadas de solicitudes de declaración responsable o comunicación previa.
Después, el gobierno municipal traía al Pleno la modificación de las determinaciones del Plan de Ordenación Urbana sobre el suelo industrial. El asunto, expuesto a las claras, es el siguiente: una empresa del polígono ha mostrado su interés por construir su sede corporativa en nuestro municipio. Para ello, necesita que se altere la edificabilidad del suelo industrial, en el sentido de que pueda concentrarse la misma en altura. La modificación que se propone, por tanto, es que en las parcelas industriales de más de 50.000 metros cuadrados puedan construirse edificios de hasta 15 plantas, ligados siempre a la actividad industrial que ya se estuviera desarrollando.
La modificación del Plan de Ordenación Urbana fue aprobado por unanimidad. IU votó a favor de tal propuesta porque no quiere que Azuqueca de Henares pierda inversiones y puestos de trabajo que, sin remedio, irán a polígonos aledaños en los que no está tan restringida la construcción en altura. Además, al no aumentarse la edificabilidad y al quedar ligada la modificación a las grandes parcelas en las que ya hay actividad industrial, IU entiende que será muy difícil que el cambio de la norma pueda propiciar la especulación con terrenos industriales.
Tampoco suscitaron controversia dos declaraciones institucionales leídas por el señor Alcalde: la primera, de apoyo al cooperativismo, la segunda, sobre el control del comercio de armas. Sobre este último asunto, el de las armas, sorprende que los concejales del PP local suscribieran la declaración sin rechistar. No debe olvidarse que su partido eligió como Ministro de Defensa a un señor que se dedicaba al comercio criminal de armamento, incluidas las bombas racimo que tienen por objeto especialísimo asesinar y mutilar a la población civil, especialmente a los niños. Definitivamente, la conciencia de los concejales del PP es tan elástica que es un misterio saber de qué materia está hecha.
Terminado este bloque de cuestiones, correspondía discutir las seis mociones que presentaban los grupos políticos, a razón de dos por cada uno. Comenzaba, en consecuencia, la parte más política del Pleno.
Abrió el capítulo de mociones el grupo más numeroso, el del señor Bellido, que trajo dos asuntos a debate, a saber: que los Ayuntamientos cobren lo que les adeudan las Comunidades Autónomas y que en Castilla-La Mancha se apruebe de inmediato un plan de choque contra el desempleo. Ninguna de estas propuestas gustó a los concejales del PP. Escudándose en la “herencia recibida”, soniquete que ya cansa y que es pretexto de actitud canalla, los representantes de la derecha política defendieron la asfixia de los Ayuntamientos, que es la asfixia de sus trabajadores y de los servicios públicos que prestan; además, dijeron que no hay dinero para los parados ni estímulos para contratar, ni siquiera a los desempleados que están en una situación desesperada.
Sobre estas dos cuestiones (deuda autonómica con las corporaciones locales y paro) la doctrina del PP es tan clara que sólo el fanático no la ve: que se hundan los Ayuntamientos (especialmente si no son del PP) y que le den morcilla a los trabajadores y a los parados. En su turno de intervención, el portavoz de IU acusó a los señores del PP de mentir vilmente y de ponerse del lado de los verdugos. Según Alvarado, es falso que no haya dinero para los desempleados y para fomentar el empleo, porque a la banca delincuente el PP le brinda todo lo que pide, aunque tal cosa implique confiscar la renta nacional. Agotados los argumentos, correspondía votar. Las dos mociones fueron aprobadas con los votos a favor del PSOE y de IU, y el voto en contra del PP.
El siguiente par de mociones llevaba la firma del PP. La primera, para mejorar la protección y defensa de los animales; la segunda, para mejorar la educación de los menores del municipio.
Llama la atención, y mucho, que los señores del PP presenten una moción para defender a los animales cuando al mismo tiempo se afanan en hacerles la puñeta a las personas, que son también animales aunque racionales. Aún con estas contradicciones, Alvarado apoyó su sugerencia, porque IU está allí donde la vida sufre. El PP debería de inmediato hacerse mirar cómo es capaz de defender la vida irracional frente a la vida racional; al can o al felino frente al bípedo implume de uñas planas; al bruto inocente frente al ser consciente. No va muy desencaminado el que sospeche que detrás de esta actitud no hay más que pose y disimulo, tapadera de una crueldad contra las personas que enciende los ánimos del más templado.
Si la anterior moción tenía un pase, la segunda, llamada de mejora del estudio y la educación de nuestros menores, no tenía asidero posible. Es un escarnio que el mismo partido que está destruyendo la educación pública se ponga la toga profesoral para maquillar su destrozo. Tanto los concejales del PSOE como el portavoz de IU exigieron al PP que incluyera en su moción medidas creíbles a favor de la educación, y no pamemas, fingimientos y tomaduras de pelo. Alvarado les pidió que, por ejemplo, se opusieran al despido de miles de docentes, que defendieran a los profesores de apoyo, que no se cerraran las escuelas rurales, que se protegiera a los orientadores escolares, que no aumentaran las ratios a niveles insoportables, que se mantuvieran las subvenciones a las guarderías públicas, los planes de lectura, los comedores escolares, los programas de apoyo a alumnos con dificultades, etc. Es una desfachatez que el mismo partido que aplaude la decisión de Cospedal de recortar el presupuesto educativo un 20’41% se atreva a hablar de mejorar la educación. Definitivamente, en este país no hay decoro. Evidentemente, la moción de los señores del PP sólo recibió el voto favorable de los señores del PP.
Quedaba por discutir el último par de mociones de la jornada, firmadas por IU. La primera, contra el desmantelamiento del servicio de prevención y extinción de incendios de Castilla-La Mancha, perpetrado por la señora Cospedal y, la segunda, contra la destrucción del servicio regional de empleo y de las políticas activas de empleo, ordenado también por el PP y la señora Cospedal. A esta altura del Pleno el hartazgo del portavoz de IU alcanzó un grado máximo. Alvarado ha llegado al convencimiento de que los señores concejales del PP son sordos a cualquier razón, dato, realidad, hecho o demostración que ponga en evidencia el fanatismo de sus convicciones o las órdenes de sus superiores, que son quienes colocan y quitan, hacen listas, designan a dedo, confirman vocaciones o truncan ambiciones políticas. La sordera y fanfarronería del PP llevan a una conclusión muy penosa: a Cospedal le importa un bledo que Castilla-La Mancha arda por los cuatro costados o que los parados de la Comunidad se conviertan en miserables sin esperanza. A pesar del voto en contra de los concejales del PP, las dos mociones de IU fueron aprobadas.
Hora es ya de que los damnificados del PP que votaron al PP reflexionen sobre su situación desgraciada y aún peor porvenir.
Superada la media noche, quedaba que los concejales preguntaran al gobierno. En su turno, el portavoz de IU se quejó de que una buena porción de sus anteriores preguntas estaban aún, pasados varios meses, pendientes de respuesta. Además, aprovechó la ocasión para preguntarle al señor Alcalde si había dado orden de que se le prohibiera el paso al Ayuntamiento el pasado 23 de abril, día del encierro de los trabajadores municipales en el salón de Plenos. Sorprendido, el señor Alcalde titubeo en su respuesta y estuvo un buen rato disertando sobre cuestiones accesorias en vez de contestar a la gravísima cuestión que se le planteaba, quizás para ganar tiempo y ver por dónde salir. Agotado el tiempo de la palabrería, el señor Bellido acertó a señalar que no había dado orden en tal sentido.
Ante esa respuesta, el portavoz del grupo municipal de IU mantiene que el señor Alcalde dio la orden de impedirle el paso al Ayuntamiento, que tal acto es un abuso de poder propio de dictaduras bananeras, que no tuvo la gallardía de ordenar el desmán en nota escrita sino por teléfono y que Azuqueca de Henares no se merece tener un Alcalde mentiroso con ínfulas napoleónicas.
Y de este modo tan abrupto, superada la medianoche, terminó otro Pleno municipal, el penúltimo quizá antes de que se nos venga encima un otoño tenebroso y amargo.