Un Pleno infame

Comenzó el Pleno con la lectura del acuerdo unánime sobre transparencia municipal, iniciado a propuesta del PP, consistente en añadir información de interés ciudadano en la página web del consistorio: datos sobre la corporación y su organización, económico-financieros, contrataciones, subvenciones, urbanismo y obras.

Visto lo anterior, se pasó a discutir la moción del grupo socialista en la que se solicitaba al gobierno de Castilla-La Mancha que se sumara a un Plan de Empleo promovido por el consistorio. La cuestión era muy sencilla: el Ayuntamiento propone dedicar a un Plan de Empleo 500.000 euros de recursos propios y otros 500.000 de la Junta, dado que la señora Cospedal, que es la que debería dotarlo, no mueve ni un dedo, dejando a los parados, que no paran de aumentar, en situación desesperada. Lo chusco del asunto es que el Ayuntamiento carece de competencia para desarrollar un Plan de Empleo, por más que convenga, teniendo encima que pedir permiso para hacerlo a la administración incompetente que incumple su obligación de ponerlo en marcha. Podría ocurrir, incluso, que la Junta no autorizase al Ayuntamiento a dedicar el dinero municipal, que es su dinero, a tal propósito, con lo que nos encontraríamos ante una situación de bloqueo inmoral que habría que romper a favor de los parados de Azuqueca de Henares.

IU se sumó a esta moción sin ninguna reticencia. El PP, en cambio, aceptó hacerlo si se retiraba la exposición de motivos, que le molestaba porque le cantaba algunas verdades incómodas. Quien presentaba la moción, el PSOE, se avino a ello, con lo que quedaba abierto el camino a la unanimidad, que es lo que se produjo en la votación final.

Con este ejemplo queda claro que toda esta teoría que nos quiere hacer tragar el PP sobre la incompetencia natural de los ayuntamientos a la hora de administrar sus recursos es un cuento chino, una malicia, un libelo, una infamia que, mirada de cerca, nada tiene que ver con el control del gasto sino, más bien, con la supresión de la democracia local y con el hecho de favorecer a otras administraciones en las que el PP está muy bien emboscado.

Resuelto el tema anterior, se fundieron en una sola discusión los puntos 4 y 6 del orden del día, por tratar sobre lo mismo. Consistían ambos en la defensa de sendas mociones presentadas por el grupo socialista y por el grupo de IU contra la criminalización de la protesta social emprendida por el PP, a resultas de una iniciativa del movimiento 15M.

No se entiende que hubiera dos mociones sobre un mismo asunto, cuando una de ellas, la presentada por IU, contaba con el respaldo del 15M, ratificado hasta en tres ocasiones los días 18, 25 y 28 de febrero, y la otra, la del PSOE, no. Tampoco son tolerables las artimañas del señor Escudero para intentar estropear las relaciones entre el 15M e IU, que son las que son y no las que él se inventa. Pero lo más grave de todo es la actitud del grupo municipal del PP, que cierra filas a favor de la criminalización de la protesta social, poniéndose del lado de los que persiguen con la porra y la multa a honrados ciudadanos por ejercer sus derechos constitucionales. De estos polvos vendrán otros lodos. Al tiempo.

Llegado el momento de votar, el PSOE apoyó su moción y se abstuvo en la moción consensuada entre el 15M e IU, el PP votó en contra de todo e IU a favor de la pactada con el 15M, como se había comprometido.
Es responsabilidad del señor Escudero, y del grupo al que representa, que la moción pactada entre el 15M e IU no prosperase. Victoria pírrica de los que prefieren hundir las naves de una buena causa sólo porque no pueden capitanearlas. Estos episodios dejan cicatrices que se recordarán cuando llegue el momento de los exámenes y recapitulaciones.

Digámoslo con claridad porque el castellano lo permite: el portavoz del grupo socialista, señor Escudero, es un liante que transforma lo fácil en difícil y que convierte lo difícil en imposible, justo lo contrario de lo que pide la política, que es claridad, verdad y soluciones.

Tras este espectáculo lamentable, tocaba discutir una moción del grupo popular de queja contra la revista Azucahica, convertida en el NO-DO desde que la adjunta de prensa del señor Alcalde mangonea en sus páginas. IU votó a favor, al igual que el PP, lo que no bastó ante el muro de la mayoría absoluta.

Llegados a este punto quedaba discutir la moción del grupo de IU en la que denunciaba el desmantelamiento del sistema público de educación ordenado por el PP. En su intervención, el portavoz de IU señaló las consecuencias perversas del desguace de la educación y la falsedad del argumento de que no hay recursos suficientes para sostener el sistema, cuando se mantienen las subvenciones a la educación concertada o se asumen créditos para sostener a una banca depredadora y enferma que sigue desahuciando. El portavoz de IU, Alvarado, terminó su intervención exigiendo la dimisión del gobierno de Cospedal y la convocatoria de elecciones regionales anticipadas.

Nada de lo dicho sirvió para que el portavoz del PP reflexionara. Moraga  se ajustó a leer un papelito con la consigna del día para votar contra la moción, justificando el desmantelamiento que sufren los colegios e institutos públicos de nuestra ciudad.

Si no sorprendió la actitud del PP, sí y mucho la del PSOE, que exigía que se retirase la dimisión de Cospedal para apoyar la moción, lo cual era pedir la luna, porque la señora Cospedal es la máxima responsable del destrozo que se denunciaba. A la hora de votar, el PSOE se abstuvo, provocando la derrota de una moción que defendía la educación pública. ¡Qué vergüenza!

Terminemos ya. En el turno de ruegos y preguntas, el señor Alvarado formuló una sobre la asistencia jurídica a las personas en procesos de desahucio. El señor Escudero contestó diciendo que el Ayuntamiento no puede poner asistencia jurídica especializada a las personas afectadas sin recursos y que para eso están los abogados de oficio. Respuesta lacónica la del portavoz, muy alejada de los cuentos y novelerías que relata la revista Azucahica.

Y así acabó un Pleno en el que se sólo se trataron mociones y acuerdos, sobre las 23’00 horas.