PSOE de Azuqueca de Henares vota en contra de la rescisión inmediata del contrato con la Empresa La Alameda Agua y Salud

El grupo municipal de Izquierda Unida volvía a solicitar en la sesión plenaria de 28 de noviembre las rescisión inmediata del contrato, tal y como acordó la mayoría de la Corporación en abril de 2017, con la empresa concesionaria La Alameda Agua y Salud que gestiona dos instalaciones municipales: la piscina climatizada y el pabellón multiusos Ciudad de Azuqueca.

Según la portavoz de del grupo municipal de IU es intolerable que una empresa que incumple reiteradamente el pliego de prescripciones técnicas, que tiene las instalaciones hechas una cochambre y que según dicen los propios informes técnicos, ha puesto en riesgo la salud de los usuarios por haber mantenido los niveles de cloro y pH d los vasos muy por encima de los niveles permitidos siga gestionando unas instalaciones municipales como si no hubiese pasado nada.

Las deficiencias se resumen en: mal estado de las instalaciones, suciedad, maquinaria, rota dependencias cerradas por falta de mantenimiento, incumplimiento de los horarios, agua fría, vestuarios encharcados, secadores rotos, falta de controles analíticos y analíticas fuera de la norma, riesgo para la salud de los usuarios, trato vejatorio a los trabajadores, condena por derecho fundamentales, ocultamiento de quejas, falta de titulación de los responsables del servicio, …y total connivencia por parte del gobierno de José Luis Blanco que ha permitido y está permitiendo que la empresa haga lo que dé la gana, vulnerando continuamente las condiciones de la prestación de un servicio municipal.

Todo esto tiene una explicación y es que a la empresa no le salen las cuentas y por eso quiso cambiar las condiciones del contrato en el año 2015. Como no pudo ser, decidió libremente incumplir las condiciones estipuladas en el contrato que firmó con esta Administración. Pero para no cumplirlas necesitaba de la compresión del gobierno municipal de Blanco que es el que está permitiendo el deterioro del servicio. Y la obtiene, porque hay una maraña de intereses cruzados de naturaleza política y personal entre el gobierno municipal y los responsables de la empresa que pertenece al grupo que le hace la campaña al PSOE en la provincia en época electoral. Así de claro.

En cualquier democracia sana, estos compadreos habría sido cortados de un tajo, pero desgraciadamente, en nuestro país esto no sucede. Por eso, siete años después la piscina climatizada sigue en el desastre y La Alameda Agua y Salud continúa la frente de un servicio municipal que es una vergüenza.

También presentó El grupo de Izquierda Unida otra moción para garantizar la transparencia y seguimiento presupuestario del Ayuntamiento porque la propia plataforma Dyntra que tiene como objetivo medir la información pública de Gobiernos y Administraciones afirma que los datos más relevantes de la parte económica como son la rendición de cuentas, las modificaciones presupuestarias, el importe de la deuda municipal, la relación de vehículos oficiales, la descripción de las importantes partidas presupuestarias y la información actualizada sobre su estado de ejecución, no aparecen en el portal de transparencia.

La gestión del Gobierno de Blanco, está sumiendo a Azuqueca en la más absoluta oscuridad, sangrando a los contribuyentes, despilfarrando el dinero público y comprando voluntades, que es a lo que se dedica. Cree que con su mayoría absoluta puede hacer lo que le venga en gana sin necesidad de rendir cuentas ante la ciudadanía cuando es la más importante de sus obligaciones. Debería saber que la calidad democrática de un gobernante se mide, entre otros indicadores, por el grado con el que admite la supervisión de los gobernados. Desgraciadamente, no es su caso, manifiesta la portavoz de la formación de izquierdas.