El grupo socialista vota en contra de garantizar un servicio de calidad en las escuelas infantiles del municipio

Los ediles del grupo municipal de Izquierda Unida lamentan que entre las prioridades del Gobierno municipal no se encuentre la educación infantil de 0 a 3 años ni la dignificación de las condiciones laborales de las trabajadoras.

En la sesión plenaria de 30 de septiembre, el grupo IU presentaba una moción en la que solicitaba al Gobierno municipal la retirada o modificación de pliego de cláusulas administrativas y de prescripciones técnicas que regirán el contrato de servicios de estos centros educativos y que fue rechazada por el grupo socialista.

La portavoz del grupo, María José Pérez Salazar, ha lamentado la pésima intervención del Concejal de Derechos y Libertades, David Pinillos, que en lugar de dar la cara ante las trabajadoras que se encontraban en el salón de Plenos y explicar con claridad los recortes que recogía el nuevo pliego, se dedicó a lanzar acusaciones absurdas, actitud esta muy propia de alguien que no tiene argumentos.

Pérez ha proseguido afirmando que el hecho de que el número de matriculaciones en las escuelas infantiles haya descendido no responde únicamente al descenso de la pirámide poblacional sino al elevado precio de las tarifas. Desde el año 2012 las familias usuarias de las escuelas infantiles -afirma-, veían como Azuqueca perdía la subvención que cada año el Gobierno autonómico destinaba a financiar parte del precio de las escuelas. La cuantía que perdía nuestro municipio era de 450.000 euros, lo que se tradujo en un incremento de 109 euros al mes para las familias que recibían este servicio público. Así, el precio que pagan actualmente es de 220 euros, coste este al que muchas personas no pueden hacer frente, y todo porque jamás el señor Alcalde le exigió la subvención a Emiliano García-Page.

Por mucha altivez que mostrara la señora Santiago, Concejala de Educación Global, al dirigirse a las trabajadoras, es una evidencia que en el pliego que se aprobaba hace un par de meses se ofrecían 8 puestos de educadores/as y 3 personas para limpieza y servicios generales, mientras que el actual, aparte de no contemplar el centro ‘Ocho de Marzo’, y haber despedido a cuatro trabajadoras, ofrece menos puestos de educadores/as y de personal de limpieza y servicios generales, así como reducciones en las jornadas de trabajo. A eso se le denomina RECORTE por mucho que le pese a esta señora.

Con este pliego han decidido no garantizar la educación en esta etapa de 0 a 3 años, impedir la conciliación familiar, precarizar las condiciones laborales de las trabajadoras y mercantilizar un servicio público esencial.

La portavoz de la formación de izquierdas ha finalizado insistiendo en que las administraciones deben garantizar las condiciones para conciliar la vida personal y laboral y fortalecer el acceso a servicios de cuidado infantil. Por ello, lamenta que Blanco y los suyos que tan socialistas dicen que son, hayan decidido lo contrario, aplicar recortes a la educación de los más pequeños.

Esto es un reflejo más de las políticas de un Gobierno que en lugar de apostar por los servicios públicos en invertir en su defensa, opta por despilfarrar el dinero público incluso en contra del criterio del Departamento de Intervención. Nuestro grupo seguirá al lado de la educación, de las familias y de las trabajadoras.