Se da el primer paso para que Azuqueca de Henares cuente en el futuro con un nuevo Auditorio Municipal

En presencia del Concejal de Cultura, Emilio Alvarado, y con la participación de la Consejera de Cultura y del Alcalde de Azuqueca de Henares, se firmó en el salón de plenos del Ayuntamiento el convenio para contratar la redacción del proyecto del futuro teatro auditorio, que asciende a 390.000 euros, siendo aportación de la Junta de Comunidades el 81’2% y del Ayuntamiento el 18’8% restante.

Alvarado señaló que “este convenio es muy importante puesto que nos asegura el compromiso financiero de la Junta de Comunidades en la primera fase o de redacción del proyecto, con una aportación económica por parte de la Junta de más del 80% del total”. Las negociaciones con la Junta han sido cordiales y, a la vez, muy exigentes por parte del Ayuntamiento y de la Concejalía de Cultura. “Necesitábamos un buen acuerdo aunque conseguirlo nos ha llevado más tiempo del esperado. Creo que lo hemos logrado, que hemos defendido correctamente los intereses municipales y que ahora hay que seguir negociando con la Junta para que el convenio para la construcción del Auditorio vaya en la misma línea que el ya suscrito” apunta Alvarado.

Emilio Alvarado entiende que “el nuevo auditorio debe ser un edificio que en materia cultural permita hacer lo que ya se viene haciendo y en el que, además, sea posible hacer lo que hasta ahora nos estaba vedado”. Debe permitir, por tanto, programar obras de gran formato y alojar actividad cultural diaria (talleres, clases, conferencias, ensayos, laboratorios culturales, etc.)

Desde la Concejalía de Cultura se ha desarrollado un programa de necesidades que prefigura una instalación de entre 4.500-5.000 metros cuadrados con un aforo aproximado de 650 butacas, con diferentes salas y un gran auditorio y escenario acorde a las necesidades de una ciudad en constante crecimiento. Aunque es muy aventurado adelantar cifras, el coste estimado del edificio podría estar entre los seis y los siete millones de euros.

Una vez firmado el acuerdo de redacción del proyecto, los técnicos municipales se han puesto manos a la obra para tener cuanto antes las bases con las que adjudicar la redacción al equipo de arquitectos e ingenieros que ofrezca la mejor oferta técnica, estética y económica.