Ahora más que nunca acude al primero de mayo

Los que mandan no son más listos, ni más altos, ni más guapos, pero sí están muy bien organizados, mucho más que los que obedecemos, que somos el 99%.

Organízate y sal a la calle.

Quejarse en solitario es perder el tiempo, frustrarse, reforzar a los que gobiernan, contribuir al hundimiento programado.

Que este primero de mayo, día del trabajador, sea distinto a todos los anteriores.

Que se llenen las plazas, que se llenen las calles, que la ola de descontento sea tan poderosa que no quede duda.

Somos muchos más y tenemos razón.